Yo también quiero TRANSformar Madrid

Corazón azul

Corazón azul
Contra la trata de mujeres

Washington

viernes, 14 de noviembre de 2008
Mientras Aznar nos llevó a donde nadie quería ir, Zapatero nos lleva a donde todos quieren estar. Mientras Aznar se empeñó en subirnos a la apisonadora del unilateralismo, Zapatero logra que estemos presentes allí donde se hablará de futuro, del fin del capitalismo salvaje y de multilateralismo. La diferencia es clara. Y todavía Rajoy se pregunta ¿quién nos ha llevado a Washington? Cómo si España no debiera estar ahí por derecho propio. Somos no sólo uno de los diez países más desarrollados y con mayor renta per capita del mundo sino, mal que le pese a la derecha, un país de referencia. Un referente de lucha por la paz y contra la pobreza, de apuesta por la cooperación al desarrollo, por la ampliación de derechos, por la igualdad, la inversión social y la construcción del estado del bienestar. Además, gracias a la política exterior del Gobierno Zapatero, tan criticada por el PP, hemos conseguido pasar la página del bochorno en el que nos sumió el Gobierno Aznar. Más aún, España ha conseguido ser un país respetado por los grandes y querido por todos los demás. Así es que cuando Rajoy, menospreciando como siempre a España y a su Gobierno, pregunta si estamos en Washington por Morales y Chávez o por Sarkozy y Bush, pone de manifiesto su falta de confianza en el pueblo español.

España está en Washington porque tiene que estar, porque es de justicia y porque tiene mucho que aportar. Sí, el Gobierno de España no sólo se va a sentar sino que además hablará. Por lo demás, sorprende que un político español hable siempre con tanto desdén, como habla Rajoy, de presidentes de repúblicas latinoamericanas que son presidentes electos o tan electos como lo fue el señor Aznar. Sorprende que Rajoy tenga tal bajón de autoestima y piense que si estamos donde estamos es por los demás y no por nosotros mismos. Estamos en Washington porque, en su momento, dijimos lo que pensábamos sobre una guerra ilegal, inmoral e injusta y nos ganamos el respeto de muchos, porque con Sarkozy nos entendemos bien y sin complejos, y porque nos consideramos un país más en el concierto de los pueblos hermanos de América Latina. Una realidad, la latinoamericana, con mucha fuerza y futuro, con la que Aznar nos enfrentó y con la que Zapatero nos ha reconciliado. Estamos en Washington porque han sido muchas las voces aliadas: la Unión Europea, América Latina, países asiáticos… que han salido a defender públicamente la necesidad de contar con España. Y todo ello sin necesidad de ceremonias de sometimiento a otros o de viajes chulescos como aquellos a los que nos tenía acostumbrado el Gobierno del Partido Popular.

5 comentarios:

Paco Mingorance dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo

raquel dijo...

Buenas noches:
A parte de coincidir contigo en la forma de llevar a cabo la política exterior por parte del actual gobierno, esto es, diálogo y entendimiento, pilares fundamentales de cualquier sociedad que se presuma democrática y de claro espíritu conciliador, quisiera felicitarte por la elección de la fotografía con la que complementas tu artículo, una fotografía donde el Capitolio brilla bajo un cielo de azul intenso, el mismo cielo que debemos compartir desde cualquier parte del mundo; me gusta el Washington actual, me gusta la España actual, y me gustaría que la valentía para apostar por el cambio cuando más se necesita estuviese siempre presente.

Ruth dijo...

¡Buenas tardes!
Que decir, dice el dicho, haz el bien y no mires a quien, quien pone pretextos, escusas, dudas entre los ciudadnos de nuestro país, ya sabes que poco nos quiere, no hace falta decir mas para que sepas por quien voy.
Estoy contenta de que podamos estar en esa reunión, donde bien segura estoy que Zapatero va a ser de ayuda y aportación, porque el trabajo realizado en nuestro país ha sido bueno y es ejemplar para muchos países que piden y nos observan por las buenas gestiones realizadas.
Me gustaría que todo el mundo lo viera como yo, pero es difícil, en tiempos de crisis, la única solución se trata en aportar en contribuir y dar para que la situación se remonte lo antes posible.
Me entristece todo lo que esta ocurriendo en nuestro país, la cantidad de personas que se están dejando llevar por la agresividad a la hora de manifestarse por el enojo que les produce el verse en el paro, veo correcto que se manifiesten de manera civilazada, lo que me duele en el alma, y no comparto en ningún momento es la agresividad, porque esta no lleva a ninguna parte.
El momento es complicado pero pasará y lo mejor es contribuir de manera civilizada y coherente, aportando soluciones para arreglarlo.

Alejandro Ceijas dijo...

Me parece muy bien que éste señor no esté de acuerdo con la política del Partido Popular... pero lo que escribe en su blog es realmente de vergüenza ajena con la crueldad que intenta dejar mal al partido de la oposición. A éso se le llama complejo.

Carmen Coello dijo...

Querido Pedro, pese a que estoy totalmente contigo en tu magnífico comentario; en esta ocasión te escribo para felicitarte y darte las gracias. Felicitarte por ser como eres tan sencillo y darte las gracias por tu cercanía en nuestro reciente congreso. Puedes pasar por mi blog y ver algunas fotos donde sales con gente de tu isla y si te apetece me envías un correo y te mando algunas más
Besos