Yo también quiero TRANSformar Madrid

Corazón azul

Corazón azul
Contra la trata de mujeres

Día Mundial del Sida

martes, 1 de diciembre de 2009

Lo primero que quiero hacer es recordar a todas aquellas mujeres y hombres que han fallecido por causa del SIDA y quiero mostrar mi apoyo a todas las organizaciones sociales que trabajan para dar una respuesta que reduzca el impacto de esta enfermedad, y que luchan, además, para garantizar los derechos humanos y la atención de las personas con VIH.

Tengo claro la necesidad de que las Políticas a desarrollar en este ámbito deben tener una visión y una actuación totalmente integradora y global, y que por supuesto deben contemplar las íntimas conexiones entre el estigma, la prevención y el diagnóstico precoz de la enfermedad. Es necesario lograr el acceso universal no solo a la prevención sino al tratamiento, atención y apoyo relacionados con el VIH, es una cuestión de derechos humanos.

Todos los países deberían cumplir los múltiples compromisos que se han adoptado para proteger los derechos humanos, como la Declaración de compromiso sobre el VIH/Sida de 2001 y la Declaración Política sobre el VIH/Sida de 2006, pero hoy en día todavía existen más de 80 países que disponen de leyes que son un obstáculo a la prevención, tratamiento, apoyo y atención eficaces del VIH para las poblaciones vulnerables y casi 60 países siguen teniendo leyes que limitan la entrada, estancia y residencia de las personas que viven con el VIH basándose únicamente en su seroestatus, lo que las discrimina en su libertad de movimiento y derecho al trabajo.

Según un estudio de SEISIDA (2009) sobre las actitudes de los españoles ante las personas seropositivas nos confirman que sigue existiendo prejuicios y rechazo hacía ellos, este estigma conlleva una serie de problemas tales como el aislamiento social y la dificultad de emprender un proyecto de vida familiar, social y/o laboral en iguales condiciones que el resto de la población.

Luchemos por garantizar los derechos humanos de todas las personas seropositivas. Derechos humanos y acceso universal YA.



Imprimir

3 comentarios:

antonio larrosa dijo...

Estoy de acuerdo completamente con la opinión que usted esgrime respecto a los derechos de todo ser humano globalmente , pero es que además (Aunque no venga al caso ) pues hoy es el día de la lucha contra la temible enfermedad del SIDA, también deberían extenderse las garantias del derecho de expresión que nos enmudece cada vez que opinamos algo que no este en resonancia con las ideas del ente dominante . Creo que deberíamos empezar por esa falacia atenuadora de ese derecho tan cacareado pero tan vapuleado por la mayoría de blogs , pues no admiten ideas limpias de insultos y desprecios raciales y lo hacen con las opiniones más abyectas y desvergonzadas de los comentaristas , y no voy a decir nombres , porque es asunto de sobras conocido por todos los que algunas veces pensamos que estamos perdiendo nuestro precioso tiempo , y acuño precioso porque el tiempo es oro de la más alta ley. aunque la ley aquí en este bendito país solo sirve para burlar a la justicia . En fin que tengan un buen día contra el SiDA.


Clica sobre mi nombre (Es mi lema , no se enfade)

Abelardo Manuel Martinez dijo...

Efectivamente Pedro, día mundial del sida, esa pandemia de la que tengo sospechas no se si infundadas, de que treinta años después nadie haya podido atajar esta enfermedad. Los medicamentos retrovirales, son carísimos, valen fortunas, chollo que se le acabaría a muchos en el momento existiera... una vacuna eficaz, permíteme que sea mal pensado; pero me niego a creer que nadie, nadie aun no tenga nada.

Soy escritor, poeta comprometido, creo; vivo de cerca las prisiones, colaboro en un centro de enfermos terminales de sida, veo la enfermedad muy de cerca, lo que no me impide tocar, abrazar incluso a algunos enfermos/as. Nunca he visto a nadie con sotana predicar con el ejemplo, si es verdad que algún seminarista no contagiado aun por las consignas de la iglesia católica, con toda su buena fe va de vez en cuando a mitigar la soledad de estas personas.

Soy católico, creo que de hechos no de boquilla; pero me rebelo contra el querer excomulgar... a quien promueva o ampare la nueva ley del aborto. Me encabrono también, cuando desde la iglesia está mal visto el uso del condón.

Que quieren mas casos de sida? mas niñas embarazadas? Si por eso me tienen que excomulgar, hagan lo que deban hacer, pero como católico, que repito, lo soy, estoy seguro que antes subirá arriba cualquier enfermo, cualquier desamparado del mundo, que cualquier miembro con sotana, por muchos galones que tenga, estoy seguro.
Un saludo

miralarima dijo...

Noche. Copas. Baile. Sexo.
Dos cuerpos desnudos yacen
juntos bajo el mimo techo.
No se conocían antes
de haber tenido ese encuentro.

Turismo. Viajes. Sexo.
Una aventura encendida
entregada al desenfreno;
se celebra despedida
de la vida de soltero.

Una aventura. Con sexo.
Ruptura de confianza.
Se ha sucedido un encuentro.
La pareja se desgaja
partida por los secretos.

No busques a marginados,
a prostitutas o droga,
homosexuales, pirados…
que a los que ahora más toca,
este maldito SIDA
arrebatándoles vida
y haciéndola más penosa
son los que más como tú:
heterosexuales rotos
sin poder creer aún
que ha sido llamados. Lloros.
No encuentran la compasión.
Quisieran volver atrás
y no haberlo hecho jamás
sin debida protección.

“Tengo que decirte algo”
“Dime, dime, que te escucho…
pareces muy preocupado”
“Tuve un lío. Hace mucho.”
“Me lo había imaginado”
“Espera, no me interrumpas,
que aún no he terminado”
“No sigas que no me ayudas”
“Tengo que decirte algo”
“Para, por favor, no sigas”
“Es que es aún más amargo…
cariño, yo… tengo el SIDA.”