Yo también quiero TRANSformar Madrid

Corazón azul

Corazón azul
Contra la trata de mujeres

In & Out

sábado, 20 de diciembre de 2008

La ampliación de derechos es siempre bienvenida, y esta semana hemos asistido a dos buenas noticias para quienes defendemos la libertad y la igualdad. Así, el Ministerio de Sanidad ha anunciado que va a posibilitar que las parejas de mujeres casadas puedan acceder a las técnicas de reproducción asistida con las mismas garantías y derechos que los matrimonios heterosexuales. De esta forma se posibilitará la donación de óvulos dentro de la propia pareja. Enhorabuena. España de nuevo entre los países más avanzados del mundo.

También esta semana hemos conocido la iniciativa del Gobierno francés, ante la ONU, para despenalizar la homosexualidad en todo el mundo. Una valiente iniciativa que fracasó en sus anteriores propuestas presentadas por Brasil y Noruega, y que tiene como finalidad un compromiso mundial a favor de la despenalización de la homosexualidad entre personas adultas. No olvidemos que noventa países del mundo condenan estas relaciones sexuales, y seis de ellos con la pena de muerte. Por tanto, estamos hablando de una cuestión de derechos humanos.


Lamentable ha sido la reacción del Estado Vaticano (a la que seguro se sumará Arabia Saudí, Irán, Nigeria…), que ha mostrado, una vez más, su increíble interpretación del derecho a la vida, la dignidad y la justicia. Puedo respetar, aunque no compartir ni apoyar, que el Vaticano se oponga al reconocimiento de las parejas del mismo sexo, a la igualdad efectiva entre mujeres y hombres, al uso del preservativo, a las técnicas de reproducción asistida, al divorcio, a la Educación para la Ciudadanía, a la investigación con células madres para curar enfermedades o su más reciente oposición a la Convención de la ONU sobre discapacidad… pero me parece una falta de humanidad que se oponga a que las relaciones homosexuales entre personas adultas dejen de ser perseguidas con cárcel o con pena de muerte.

Me parece inadmisible, como también me lo parece el hecho de que lo haga un Estado que, a día de hoy, no ha aceptado los contenidos fundamentales de la Declaración Universal de los Derechos Humanos tras 60 años de vigencia, que no ha firmado ni el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, ni el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; pactos que se convirtieron en cuerpo legal obligatorio para los Estados firmantes de la Declaración de 1948. 

5 comentarios:

Ana dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. Nos estamos encontrando con que la Iglesia hace un debate de lo más acalorado en su defensa del no-nacido, de un espermatozoide recien unido a un óvulo, y se olvida de la defensa del ser humano ya vivo y entre nosotros.

Para ellos, todos somos hermanos pero constantemente con sus actos y opiniones nos demuestran que unos son más hermanos que otros.

sami dijo...

Hola Pedro:
Enhorabuena y felicidades por las dos noticias que suponen un avance en los derechos sociales dentro y fuera de nuestro país.

Ruth dijo...

Que tengas un bonito día de Navidad.
Un beso enorme

.: Nacho :. dijo...

100% deacuerdo con tu postura. Felicidades, muy buen blogg, hablaré de ti en la proxima asamblea.
Felices fiestas


Ignacio Molina
Presidente Juventudes Socialistas de Convergencia para el Estado de Puebla (México).

Brian dijo...

Comparto en su totalidad tanto la opinión del autor de este artículo de opinión como la de Ana. Pienso que la Iglesia Católica esta en su derecho de defender su doctrina, pero lo que no tiene es el derecho de imponérsela al resto de los personas. Cada persona debe de elegir y tener los medios para hacerlo, (afortunadamente poco a poco vamos consiguiéndolos) que tipo de modelo familiar adopta, sexualidad, religión……
Creo que estos últimos años estamos avanzando en materia de igualdad de derechos entre heterosexuales y homosexuales, no es necesario citar ejemplos, dado que bastantes evidentes.
Ahora, siguiendo este objetivo, mencionado anteriormente, el ministerio de Sanidad, anuncia el acceso de las parejas de mujeres casadas a las técnicas de reproducción asistida con las mismas garantías y derechos que los matrimonios heterosexuales, es una gran noticia, es un avance más, un paso más para llegar a esa igualdad tan deseada por muchos. Me alegro profundamente, espero que llegue a puerto lo más pronto posible.