Yo también quiero TRANSformar Madrid

Corazón azul

Corazón azul
Contra la trata de mujeres

Sesenta y nueve

lunes, 29 de diciembre de 2008
Es terrible, sesenta y nueve son las mujeres que han muerto asesinadas a manos de sus compañeros sentimentales o esposos durante 2008. La última hoy mismo, Clara, quiero nombrarla porque todas las mujeres que han muerto tienen nombre, porque en demasiadas ocasiones sólo recordamos la cifra y no a la persona asesinada y su circunstancia.

Clara tenía 30 años, dos hijos, era venezolana y llevaba 2 años residiendo en Errentaría, cuando encontró la muerte a manos de su compañero sentimental. Lo más terrible de todo es que ha sido su propio hijo quién ha salido corriendo de la casa pidiendo que llamaran a la policía. Esta claro que cuando una mujer muere por culpa del terrorismo machista deja unas terribles secuelas en sus hijos, padres, hermanos, amigos… Sesenta y nueve son las mujeres muertas hasta el momento y, de ellas, 30 eran inmigrantes, lo que supone que si tenían hijas e hijos aquí, muchos de ellos han quedado totalmente desamparados y, en muchos casos, sólo el Estado puede acoger a estas niñas y niños hasta que su familia de origen pueda hacerse cargo de los mismos.

Durante el año 2007 fueron 71 las mujeres que murieron por violencia de género y este año, por desgracia, el número no va a ser significativamente inferior. A pesar de ello, quiero que no nos llevemos a engaño y que sigamos apoyando a todas las mujeres para que sigan denunciando, y sigamos llamando a los hombres a movilizarse contra el machismo, porque el cambio tiene también que venir de nosotros mismos. Es más, creo que sin el concurso activo, decidido y mayoritario de los hombres contra el machismo no podremos erradicar esta lacra. Repito, los machistas no son hombres son violentos y unos auténticos cobardes.

Desde aquí quiero sumarme, nuevamente, a los movimientos de hombres contra la violencia machista y al Ministerio de Igualdad en su lucha contra la violencia de género. Así, me sumo al MANIFIESTO Por unas políticas de igualdad dirigidas a hombres de AHIGE, y les adjunto el enlace a su página web para que todos los hombres que creemos en la igualdad tengamos un lugar de encuentro y de lucha.

4 comentarios:

raquel dijo...

Buenas noches:
Me gustaría sumarme a tus palabras y felicitarte, a tí, en particular, y a este gobierno en su conjunto, por llevar este tema al lugar donde se merece, es decir, a la reflexión de la sociedad; por hacerlo de un modo comprometido, serio y muy responsable; por la sensibilidad hacia quienes lo padecen y por la contundente negativa a quienes lo generan; este no es problema fácil de resolver, pero resulta muy gratificante vivir en un país que apuesta decididamente por la persona y el respeto de su condición como tal, independientemente de cuáles sean sus diferencias. Feliz año 2009, con personas como tú, seguro.

Ruth dijo...

¡Buenos días Pedro!

Cierro el año 2008 triste, y con demasiadas cargas que me hubiera gustado verlas cumplidas en el año que ahora vamos a dejar, demasiadas cifras espeluznantes de la violencia de género, apenas hace unos minutos ETA ha vuelto a atentar contra la vida de las personas, la guerra del pueblo israelí, así un incesante etc... Que me causa demasiado dolor.

Debemos seguir compañero, sin entristecernos de manera que no podamos ver soluciones sabias, comprometiendonos los ciudadanos en arrimar el hombro, en aportar nuestro granito para que todo aquello nefasto vaya cesando.

Recibe un gran abrazo para terminar este año, y mucho ánimo para seguir en el año que va a entrar.

Bertita dijo...

Estoy tan cansada, cada dia espero temerosa las noticias del periódico, una nueva víctima,otro sueño roto,una vida llena de ilusiones.. y a veces me desespero.En mi vida cotidiana, en la pequeña parcela del mundo que me corresponde no tolero ni un comentario desagradable,ni burlón machista,no tolero injusticias de género, pero aun nos queda tanto por hacer, a todos y todas, porque debemos ser chicos y chicas los que acabemos con esta lacra.Muchos besos desde Coruña.

Ana dijo...

La violencia de género o violencia doméstica es terrible precisamente por su definición: violencia en el ámbito doméstico, en la que debería ser la seguridad de nuestro hogar.

Cuando la violencia viene del exterior luchar contra ella es diferente. Dentro del horror y repulsa que todo hecho violento genera, proyectar tu dolor hacia fuera es más sencillo: los malos son extraños, no los conozco. Un terrorista, por ejemplo, es una persona desdeñada a la que podemos toda la familia unida y con el apoyo los unos de los otros, incluso odiar.

Pero cuano la violencia tiene lugar en el ámbito doméstico la tragedia se multiplica porque las personas no sólo pierden a un ser querido para ellos como es su madre, hermana, hija, compañera de trabajo o amiga, sino que además se encuentran con el horror de que el causante de la tragedia ha sido el padre, el tío, el hijo, el hermano, el amigo, el compañero de trabajo. Los niñ@s de golpe se quedan sin su madre y con un padre que es un asesino.

Si la violencia de la que hablamos no llega a la muerte de la mujer, tenemos una madre que busca protección policial contra su propia pareja, en muchos casos padre de esos niñ@s que viven aterrorizados, unos abuelos que ven como su hijo amenaza a la madre de sus nietos y a sus propios nietos, etc ...

Realmente este es un problema terrible contra el que toda la sociedad debería rebelarse todavía con más energía de la que lo hace.

Hay veces que me pregunto a mí misma, si le diéramos la vuelta a la situación por un momento en nuestra imaginación y fueran las mujeres las que estuvieran causando este horror en sus parejas e hij@s, ¿sería la misma la reacción de la sociedad en su conjunto? ¿se darían del mismo modo las noticias en los medios de comunicación? ¿habría la misma repulsa?