Yo también quiero TRANSformar Madrid

Corazón azul

Corazón azul
Contra la trata de mujeres

El PP contra la igualdad

martes, 7 de abril de 2009
Zerolo celebra el respaldo de la Eurocámara a la directiva contra la discriminación “a pesar del PP”. Los populares se opusieron a la protección de colectivos “vulnerables” como discapacitados y homosexuales


El Parlamento Europeo ha respaldado la directiva para ampliar el principio de no discriminación por motivos religiosos, creencias, edad, discapacidad, sexo u orientación sexual a ámbitos como educación, sanidad, protección social y vivienda. El informe de aprobación salió adelante gracias al apoyo del grupo socialista con 363 votos a favor, ya que la oposición del PP europeo aumentó los votos en contra hasta los 226. Para el socialista Pedro Zerolo, esta oposición demuestra que el PP europeo impulsa "una Europa rancia y discriminadora", es "contrario a la igualdad” y no cree en la Europa de los valores.


Los países de la UE tendrán ahora tres años para transponer la directiva europea que amplía el principio de no discriminación a diferentes ámbitos no contemplados en la actual legislación europea. La Eurocámara aprobó un informe favorable a la directiva de la Comisión Europea y propuso ampliarlo también al acceso al transporte y a las microempresas.
Algunas diferencias permitidas

Los Estados miembros permitirán algunas diferencias de trato, como en el acceso a la educación que proporcionan las instituciones religiosas, a condición de que estas diferencias sean “necesarias y proporcionadas y no vulneren el derecho a la educación”. Asimismo, los Estados miembros podrán decidir si prohíben o permiten que se lleven o muestren símbolos religiosos en las escuelas.

Varios frentes contra la discriminación

La Unión Europea ya cuenta con tres directivas antidiscriminatorias. La primera trata la discriminación en el acceso al mercado de trabajo, la segunda se refiere a la igualdad de trato entre hombres y mujeres y la tercera aborda la discriminación por origen racial y étnico. La nueva directiva, que requiere unanimidad en el Consejo, reforzará y complementará la legislación existente. El informe parlamentario aprobado la semana pasada destaca que los países podrán tomar medidas encaminadas a prevenir la discriminación y promover la igualdad de oportunidades, como el desarrollo de acciones positivas o la introducción de cuotas.

El PPE con la Europa “rancia y discriminatoria”

El secretario de Movimientos Sociales y Relaciones con las ONG, Pedro Zerolo, celebró este apoyo del Parlamento Europeo a la ampliación de las políticas antidiscriminatorias y reprochó al Partido Popular su voto en contra, acusándoles de “tratar de impulsar una Europa rancia y discriminadora”. “El PP contrario a la igualdad” El dirigente socialista cree que con esta votación el PP se retrata de nuevo como un partido “contrario a la igualdad”, que no cree en la Europa de los valores, y señaló que los populares se han opuesto a la propuesta porque supone acabar con la discriminación hacia sectores “especialmente vulnerables” como las personas con discapacidad o las personas homosexuales, lo que pone de manifiesto que el PP utiliza el Parlamento Europeo para votar contra la igualdad ya que es “algo en lo que no ha creído nunca”.

Informe sobre la vigencia de la homofobia

La eurodiputada socialista Iratxe García Pérez ha advertido de que “la lucha contra la discriminación tiene un interés esencial y compromete la propia existencia de los valores de la Unión". En este sentido recordó el informe sobre la homofobia que hace unos días presentó la Agencia de Derechos Fundamentales de la UE, donde se denuncian todavía en la propia UE conductas discriminatorias, prejuicios e incluso impedimentos estatales a la libertad de expresión y de reunión. “Estas conductas, que todavía hoy en día por desgracia son una realidad, muestran que debemos dotarnos de más instrumentos de reacción, tal y como pide esta directiva”, sostuvo la eurodiputada.

1 comentarios:

Marcelino dijo...

AL IGUAL QUE TÚ.

Es la primera vez que entro en este blog y por anticipado mi más sincera felicitación Pedro.
Comparto plenamente lo que en el mismo dices acerca de la actitud del PPE en relación a su rancia y discriminatoria actitud, pero voy a contarte algo que me está ocurriendo en el ámbito personal e iré algo más lejos, pues aunque te sorprenda, no sólo es ese partido y su ramificación europea el que comete actos de discriminación sino también algunas instituciones españolas cuyos gobernantes hacen llamarse de izquierdas, lo que viene a demostrar que la vigencia de lo que denuncias en tu blog.
Soy homosexual como tú, estoy fuera del armario como tú, estoy casado como tú, soy militante socialista como tú, pertenezco a la Agrupación Socialista de Fuencarral como tú y, como tú, discriminado.
Tanto mi cónyuge (extranjero) como yo estamos sufriendo una incesante discriminación, especialmente laboral pero también política, donde concurren actitudes homófobas, xenófobas y racistas de los dirigentes de izquierdas de una Universidad pública madrileña.
Mi chico es extranjero, llevamos juntos casi 10 años y casados desde hace 3, él era funcionario interino y fue cesado de esa Universidad un tal 18 de julio de 2008 (que casualidad), alegando una causa distinta de la que lo origina y tenemos pruebas de ello. Las “verdaderas razones” del cese es que es extranjero, homosexual y culto. En estos momentos se encuentra en tratamiento psiquiátrico por cuadro ansioso-depresivo.
No contentos con ello, después de haber hecho unos espléndidos ejercicios en una oposición para esa misma Universidad, el mismo cacique o dirigente que le cesó le ha robado y excluido la posibilidad de conseguir un puesto de trabajo dignamente trabajado.
En ambos casos tenemos interpuestas dos demandas judiciales contra esas decisiones, siendo la vista oral del primer asunto para el próximo día 9 de junio de 2009 y esperamos que la justicia se imponga.
En estos momentos ha llegado mi hora y cuando pretendo ocupar un puesto de trabajo para el que reúno todos los requisitos posibles (titulación, formación, capacidad y experiencia), además de estar ejerciéndolo de hecho durante los últimos seis meses, se me niega esa posibilidad sin razonar nada al respecto. Está claro que estamos ante un manifiesto delito de acoso laboral, aderezado con los mismos ingredientes que en el caso de mi chico (homosexual y casado con extranjero), algo que no está precisamente muy bien visto por los actuales dirigentes de esa Universidad pública.
Tan dura es la situación que estamos soportando (yo también me encuentro en tratamiento psicológico) que, al margen de que pueda actuar jurídicamente en mi defensa, he decidido concursar a una larguísima lista de plazas en otras Administraciones Públicas españolas que aparecen en el BOE, Unión Europea y Naciones Unidas, con el fin de largarme lo antes posible de ese maldito lugar y después de toda una vida trabajando en esa misma Universidad (casi 28 años).
Ni que decir tiene que todo lo que te acabo de relatar es rigurosamente cierto, que tenemos muchas pruebas de ello y que podemos hablar de ello personalmente si lo estimas conveniente.
Lamento no haber podido estar en la cena que sobre igualdad se organizó el pasado mes de marzo, pero trataré, si mi timidez y mi tiempo no me lo impiden, de acercarme a la charla de Tomás Gómez del próximo martes 14 de abril.
Un abrazo cordial
Vuestro compañero
Marcelino A.P.