Yo también quiero TRANSformar Madrid

Corazón azul

Corazón azul
Contra la trata de mujeres

Año Trans

lunes, 17 de mayo de 2010

La transexualidad tiene que dejar de ser considerada una enfermedad. Hace 20 años se eliminó la homosexualidad del catálogo de patologías mentales y la transexualidad debe seguir el mismo camino. Cada vez más organizaciones y países se suman a esta petición. El último en hacerlo ha sido el Gobierno de Zapatero, que ha aprobado una declaración en la que se compromete a realizar las gestiones oportunas ante la Organización Mundial de la Salud (OMS) para eliminar la transexualidad del listado de enfermedades mentales.

Con motivo del Día contra la Homofobia y la Transfobia quiero recordar que aún hoy las personas LGTB sufren persecución institucional y social en muchos países del mundo. En España, hemos dados pasos de gigante en los últimos años por lograr la igualdad, pero todavía quedan cosas por hacer y todas y todos debemos seguir luchando contra la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género.

Imprimir

4 comentarios:

Rafael dijo...

Que así sea. Saludos Pedro.

Gabrielle Dupré dijo...

Felicidades pr este POST, como bien dices, la preferencia sexual (en todos sus tipos) dejó de ser una patología hace escasos veinte años, por desgracia, yo vivo en un país donde aún cuesta trabajo aceptar este tipo de situaciones, vivo en México, donde con OBJETIVIDAD te digo que hay mucho por hacer, donde hay una escasa educación sexual y donde la palabra y concepto DERECHOS HUMANOS está trillada y mal entendida. Hay avances, sí, no niego que los haya, pero no puede haber avances en una sociedad que piensa que la homosexualidad y el transexualismo son perversiones y enfermedades, pues NO lo son, esto parte también y en gran medida, de la educación que se da desde el hogar y donde se debe explicar que la libertad es indispensable para que como individuos y seres humanos tomemos nuestras decisiones sobre cómo y con quien vivir nuestra vida y que sean las que sean, debemos respetarlas y estar conscientes de que las tomamos, luego hacerlas respetar, y respetar las decisiones que los demás tomen.

Jorge dijo...

afortunadamente España se configura como un pais pluralista donde los principios de diversidad son cada vez más reconocidos por todos, desde el respeto a la diferencia a la aceptación del otro. Ese es nuestro orgullo, nuestro esfuerzo y nuestro reto.

PD: felicidades a los portugueses/as, que disfruten sus derechos

Juan Carlos dijo...

!Si quedaran prejuicios! A mi, gay, profesional, extranjero me lo están haciendo tan difícil en el Registro Civil de Madrid para contraer matrimonio con mi pareja (español)de cinco anos, pidiéndonos documentación extra que ni siquiera esta en la guía que ellos mismos nos proveyeron, ademas del trato hostil que nos han dado...es una vergüenza!