Yo también quiero TRANSformar Madrid

Corazón azul

Corazón azul
Contra la trata de mujeres

Libertad de prensa

lunes, 3 de mayo de 2010

"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”, así reza el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. En 1993, la Asamblea General de Naciones Unidas declaró el 3 de mayo el Día Mundial de la Libertad de Prensa, y por eso quiero rendir mi pequeño homenaje a todas y todos los que trabajan, tanto dentro como fuera de España, para conseguir unos medios de información independientes, plurales, libres y profesionales, como corresponde a cualquier sociedad democrática. No podemos olvidar que muchos periodistas tienen que realizar su trabajo en zonas de conflicto y en frentes de guerra, lo que conlleva que con frecuencia sean amenazados, encarcelados, asesinados o torturados solamente por querer ejercer un derecho fundamental: la libertad de prensa.

El lema elegido este año ha sido “Libertad de información, el derecho a saber” y creo que es muy acertado, ya que en una sociedad democrática y participativa toda la ciudadanía debe tener acceso a una información precisa y veraz. Suscribo las palabras que la directora General de la UNESCO, Irina Bokova, ha dicho con motivo de este día: “El derecho a saber es central para la defensa de otros derechos básicos, para promover la transparencia, la justicia y el desarrollo.

Día Mundial de la Libertad de Prensa 2010


Imprimir

4 comentarios:

Anónimo dijo...

"..pienso/luego insisto/ a tu custodia quedan mis labios apretados/quedan mis incisivos colmillos/y molares/queda mi lengua/queda mi discurso/pero no queda en cambio mi garganta/en mi garganta empiezo/por lo pronto/a ser libre..." Mario Benedetti. Oda a la mordaza

Pedro:
gra<ias por ser tan auténti<o, y por <one<tar <on el "pueblo" te dedi<o esta de Benedetti porque pienso en tu tarea <uando la leo:

"...de vez en cuando surge un erudito
que descubre que engels dijo pueblo
que gramsci el che guevara y rosa luxemburgo
que mariátegui y marx y pablo iglesias
dijeron pueblo alguna que otra vez

y ciertos profesores que todavía tienen
en sus armarios el pañuelo rojo
llevan a sus alumnos al museo
para que tomen nota disimuladamente
de cómo eran las momias y los pueblos
y claro los muchachos que absorben como esponjas
se levantan sonámbulos en mitad de la noche
y trotan por los blancos corredores
diciendo pueblo saboreando pueblo ...." Te acordás hermano

Gra<ias Pedro por soñar <on el pueblo, Tenemos que soñar <on el pueblo y gra<ias a ti el pueblo( la gente, todos y todas) se impregna del espíritu de las constituciones y se <uela en el senado, gra<ias por pronun<iar pueblo, arrimarte al pueblo y soñar <on él:

"es cierto que no siempre
logró colarse el pueblo en las constituciones
o en las reformas de las constituciones
pero sí en el espíritu de las constituciones/
los diputados y los senadores
todos eran nombrados sin boato
como representantes de ese pueblo

ahora el requisito indispensable
para obtener curules en los viejos partidos
y algunos de los nuevos
es no pronunciar pueblo
es no arrimarse al pueblo
no soñar con el pueblo ...."
n
Natalia Ferrando desde Las Palmas de Gran <anaria, parafraseando en tu honor al gran Benedetti

Raquel dijo...

¡Hola!:
A propósito de esta entrada, quiero compartir este enlace:
http://www.elpais.com/articulo/internacional/periodista/personaje/incomodo/elpepuint/20100503elpepuint_4/Tes
Un saludo.

Anónimo dijo...

Pues queda muy bonito pero bien falso en la realidad. Es como si viviéramos en el pais de Nunca Jamás.....ya vale de tantas tonterías, pues el primer artículo de la constitución dice que todos somos iguales ante la ley....y todos sabemos que ese artículo es una pura farsa

socialista pero no tonto dijo...

Y que pasa cuando estos medios de comunicación mienten constantemente, que es lo que hacen la mayoría de las veces. ¿A quien responsabilizamos de la desinformación a la que estamos sometidos?